Cuando abandoné el placer de la chaqueta

*atento mensaje a tod@ lector@ no mexican@: vaya directamente a la nota al final del texto y luego regrese para comenzar a leer… es una recomendación para que usted sí disfrute la chaqueta.*

 

Pasó sin que me diera cuenta. Un mañana desperté y noté que algo había cambiado. Mi primera reacción fue hacer un escaneo rápido del inmobiliario para detectar posibles bajas. Todo estaba en orden, aún tenía 10 dedos en las manos y 10 en los pies, una nariz, una vagina, dos ojos, una boca, cabello colocho a la Tigresa del Oriente y mi voz interior.

Todo en su lugar. Comencé el día. Tras un par de horas caí en cuenta de que estaba haciendo todo diferente. Para empezar, no había encendido aún el celular, no había checado mi correo, ni entrado a chismear al Face; no había visto los hot topics del día, ni mis likes en Instagram, ni tuiteado lo maravilloso que cantan los pájaros en mi ventana cada mañana; tampoco había entrado a whatsapp, mejor conocido como el hoyo negro de las cavilaciones humanas.

Entonces, ¿qué hice? Hice lo que quería hacer. Fui por un tecito de jengibre, regresé a la cama y leí un rato. Saqué a Lula a hacer pis e hicimos la ya tradicional persecución del gato del 111. Pasé por ocho mandarinas a la cocina y volví a mi cuarto a escribir.

Mientras tecleaba, apareció… la chaqueta mental que habita en mí. Comenzó por darme los buenos días con el discurso tradicional de los últimos meses: 10 años de trayectoria profesional tirados a la basura, ¿crees que vas a poder mantenerte con tus escritos?, ¿qué haces en otro país donde todo costará el doble de esfuerzo?… ya tienes 31, deberías estar buscando marido, pensando en tener hijitos, ¿crees que una bióloga tiene la capacidad de escribir una novela?… and so on.

El rollo con mi chaqueta mental es que por mucho tiempo ha sido placentera. Cuando me dejo endulzar el oído con sus palabras, es más fácil quedarme en la comodidad, en lo conocido… no sé cómo lo logra pero mi chaqueta siempre se las ingenia para presentar las infinitas posibilidades amargas que la vida tiene preparadas por si acaso oso salir del huacal. Además, es experta en apoyar causas egóticas, por lo que siempre cuento con su apoyo cuando tengo miedo de entregarme a la vida.

[Paréntesis fundamental: Juro que fui seducida por mi chaqueta mental, en múltiples ocasiones, antes de ver Birdman. De hecho, a veces me pregunto, ¿qué marca es mi chaqueta?, ¿es manual o automática?, ¿guarda la programación de lo que más me gusta?, ¿cómo sabe dónde, cómo y con qué ritmo me gusta?, ¿será que Google le está vendiendo información sobre mis preferencias?]

Cada día puedo percibir con más claridad que, entre más me abro a la vida y sus regalos, más observo cuán grande es la voluntad que debo tener para vivirla plenamente. Vivir asusta. Hablo de VIVIR (así con mayúsculas), ir más allá de mi capacidad de respirar, tener un trabajo y esas trivialidades. VIVIR, explorar dentro, atreverme a experimentar mi propia locura, descubrir de qué soy capaz, relacionarme desde dentro y compartirme abiertamente… sin juicios. Vivir asusta y, aún así, todo miedo puede transformarse en fuerza interior. Usar esa fuerza para vencerme a mí misma cada día y vencer la tentación de dejarme seducir por mi chaqueta, es lo que le da sabor a la vida.

Pasó así sin que me diera cuenta, pero mi di cuenta: la chaqueta no ha ido a ninguna parte, ni se irá; simplemente hoy no me genera placer, no me engancha. Hoy me dan placer otras cosas, como sentarme a escribir en este blog sobre mi postura asexual ante mi chaqueta mental (verso sin esfuerzo).

Nota de la mitómana: estimad@s lector@s no mexican@s, sean tan amables de considerar los siguientes significados para la chaqueta/mental, mismos que han sido otorgados por la lengua mexicanus hispanicus

Chaqueta. Eufemismo de masturbación.
Chaqueta mental. Darle vueltas a un pensamiento, «pensar de más», ilusionarse o desilusionarse.

 

Anuncios

4 comments

  1. Hola… Me encontré con tus escritos…ya te conocía pero nunca tratamos… En los talleres de conectividad biofísica del sam… Te felicitó por esto que haces…no es nada fácil…pero escribes muuy bien… Pero además nos enseñas quien eres…genuinamente…
    Me declaró aficionado.. 😉

    Saludos

    ECaaM

    Me gusta

  2. Vivir su propia locura, una decisión más que acertada. La locura es un cierto placer que sólo el loco conoce dicen que dijo Neruda, y tienes la suerte de experimentar este placer como forma de vida…

    Me gusta

¿te la creíste?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s