extinción inducida

FullSizeRenderFelipa me invitó a comer arroz con tortilla. Su hijo Brian le ronroneó un mamá-mamá-mamá para que lo protegiera de las gotas que taladraban el techo de lámina. Entre tortilla y tortilla, acompañados por una de las tormentas más fuertes que he presenciado, Felipa me confesó que la primera palabra de Brian no fue me’, sino mamá. Nosotros mismos le pedimos que lo dijera así, di mamá, di mamá… suspiró… antes todos aprendíamos jtot y me’, antes a nadie le daba vergüenza la lengua.

Anuncios

¿te la creíste?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s