micromito

extinción inducida

FullSizeRenderFelipa me invitó a comer arroz con tortilla. Su hijo Brian le ronroneó un mamá-mamá-mamá para que lo protegiera de las gotas que taladraban el techo de lámina. Entre tortilla y tortilla, acompañados por una de las tormentas más fuertes que he presenciado, Felipa me confesó que la primera palabra de Brian no fue me’, sino mamá. Nosotros mismos le pedimos que lo dijera así, di mamá, di mamá… suspiró… antes todos aprendíamos jtot y me’, antes a nadie le daba vergüenza la lengua.

Anuncios

espero guía divina

HM00:37 horas… en cierta mezcalería clandestina del centro de la Ciudad de México, después de un arroqueño, un jabalí y un cenizo llega el momento de ir al sacrosanto sanitario. Me paro frente a las respectivas puertas, se visualiza una H y una M. Entro en un profundo cuestionamiento: ¿a cuál entrar? H de hombre o de hembra; M de mujer o de macho… Espero guía divina.

la ternura cayó del cielo

IMG_1042

se sienta un señor a mi lado en el café Mosqueto, comienza a interactuar con la madre e hija almorzando en la mesa frente a nosotros. No me dan miedo los temblores, dice. La realidad es que me encantan los temblores porque siempre algo cae del cielo y pienso que, en alguno, podría caer alguien como usted. La señora sonríe y sigue comiendo… yo sonrío también, somos todos niños.

rompiendo esquemas

IMG_1493una tarde soleada en Cerro Alegre…

llego al baño del café, una puerta se distingue por un ramo de flores y otra por un cáctus. espero afuera del ramo de flores, sale un hombre.                                                                le dirijo una mirada de desaprobación – cortesía de mi vejiga nerviosa – a la que responde acertadamente: yo no quiero ser cáctus po’

estos chilenos posmodernos… rompiendo esquemas