la mitómana

Fui bautizada Mitómana (Pléyades, casi 1984). Nómhada desde niña (sí, así con h), aprendí a ser sensible ante la realidad del otro y entendí que ésta redefine mi propia realidad.

Mi mamá me enseñó el abecedario en la alberca de un hotel, nunca cursé el primer año de primaria y he vivido en 17 ciudades durante mis últimos 32 años. Como las lentejas frías, me especializo en joder DJ’s hasta que ponen la canción que quiero bailar y alcanzo mi estado óptimo cuando floto en el mar con los ojos cerrados. No poseo el gen de la justicia alimentaria, por lo que soy incapaz de repartir la comida equitativamente… sobre todo si se trata de chocolate 75% cacao con almendras y cerezas secas.

Me he esforzado durante años por ser funcional, pero el costo de oportunidad es demasiado alto. Siempre creí que tenía tiempo y, bajo esa creencia, pasé años contribuyendo a una sociedad que no me representa. Finalmente, perdí el interés por reconstruir una vida cómoda pero falsa… ahora quiero deconstruirla.

Este proceso me ha motivado a escribir Mirada de una Mitómana. Observo mi mitología personal y me burlo de ella hasta soltarla en una carcajada. Así que aquí estoy… siendo honesta conmigo, siendo leal a mi instinto.

Anuncios

¿te la creíste?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s